lunes, junio 29, 2009

El éxito de The Huffington Post y el Periodismo participativo.



Tal y como lo expone Arianna Huffington, promotora de esta idea, fundada en mayo de 2005, parece un llamamiento más a las barricadas, en tiempos turbulentos para el periodismo, pero hay mucho más detrás de este periodismo de guerrilla, existe un llamamiento a la disidencia ciudadana, que se refugia detrás de un cameramóvil, detrás de un videoaficionado que graba y convierte su registro en un efecto viral.

De acuerdo con Nielsen NetRatings Huffington Post había conseguido un ratio de casi 9 millones de visitantes únicos durante el mes de febrero de 2009, duplicando su público de 2008 en las mismas fechas y convirtiéndose a día de hoy en uno de los medios de alto impacto en los Estados Unidos.

Pero a qué alto impacto se refiere. Parece ser que el periodismo tradicional omite abordar asuntos de alta trascendencia para las distintas comunidades en las que se circunscribe su actividad. Haffington Post desde un comienzo procuró impulsar un material más reflexivo y confrontacional con las propias miserias de su sociedad. La verdad es que hasta ahí todo suena a marketing de periódicos, pero hay algo que realmente hace especial esta iniciativa con más de 60 empleados a tiempo completo y más de 15 millones de dólares a su disposición para reinvertir en periodismo de investigación: su gran capacidad orquestadora.

Me explico. En lo personal pienso que The Huffington Post ha conseguido coordinar tres aspectos que me parecen interesantes:

  1. Ha conseguido aglutinar, tras un tiempo de duro trabajo y continuo empeño, un grupo muy interesante de firmas prestigiosas, además de una amplia base de ciudadanos dispuestos a contribuir con el proyecto, y nutrido su trabajo con blogs. Todo debidamente salpimentado bajo la dirección de un cuerpo de editores bestial, que como diría mi buen amigo Tony Piqué: HACEN SU TRABAJO.
  2. Ha conseguido voluminosos fondos para desarrollar periodismo de investigación "in house", lo cual fortalece su labor de denuncia y constribuye a revalorar ese periodismo de alto impacto.
  3. Ha conseguido nominaciones y galardones de prestigio.
En una palabra es un medio que si no lo tiene todo: tiene mucho. Existe un detalle más en el que me gustaría incidir. Cual periodismo cívico de antaño, The Huffington Post consiguió sus mejores ratios de consulta en los momentos electorales, motivo por el cual, me atrevo a afirmar que este tipo de periodismo se pone a prueba en los comicios. Las elecciones de Irán son una prueba, habría que sopesar esto de acuerdo a los distintos contextos que envuelven todas y cada una de las iniciativas desplegadas en el mundo.

Y todo empezó como un agregador de noticias. A futuro, parece ser un medio a tener en cuenta para conocer cómo será el futuro de la información.

1 comentario:

Tribal antiautoritario dijo...

Hola! Me ha parecido muy interesante el post. Internet está contrarrestando la uniformación informativa que estaban produciendo los grandes grupos mediáticos. Sin embargo, yo, mejor que el periodismo participativo, prefiero el periodismo directo, al estilo de www.kaosenlared.net. Sé que tiene una temática que muchos pueden considerar como "muy radical", pero fijaos también en lo radical de su estructura informativa. El equipo de KaosEnLaRed tan solo destaca noticias, pero la información es producida por los ciudadanos. No hay miedo de bulos y rumores, porque el sistema se autorregula.
Un saludo